Poc abans de les eleccions municipals, l’Ajuntament de Barcelona anunciava l’acord de compra de moltes llicències Microsoft per al seu parc informàtic. La compra, segons es va dir en aquell moment, pujava a 524.000 euros. En aquell moment, en alguns fòrums d’internet, es va comentar la possible il·legalitat de l’operació ja que l’esmentat importa hauria d’haver passat per concurs públic i no va ser així.

En fi, mesos després, es coneixen més detalls de l’operació: Contrataciones ilegales en las Administraciones Públicas.

Això sense tenir en compte que obligaran als ciutadans a ser client de Microsoft per a relacionar-se amb l’Ajuntament:

Lo más grave es que esa contratación obligará a los ciudadanos, empresas y demás administraciones que necesiten relacionarse con el Ayuntamiento a también adquirir al mismo fabricante la aplicación y versiones elegidas por el IMI para así poder “ser compatibles”. La razón es que el producto MS Office 2007 utiliza por defecto formatos documentales nuevos (OOXML, BIFF y BIFF12) que en la práctica sólo pueden ser leídos correctamente con las últimas versiones de dicho software. De esa forma, cualquier ciudadano que reciba un documento en cualquiera de esos nuevos formatos exclusivos quedará obligado a pagar los más de 300 Euros que según PVP cuesta MS-Office. Y esa será la única forma legal de poder leer fidedignamente un documento que supuestamente es público y gratuito y ya ha sido sufragado con nuestros impuestos. Por otra parte y a día de hoy ese ciudadano o empresa estará totalmente impedido para disponer de la información si para su desgracia ejerció su legítimo derecho a optar por LINUX, MacOS X o cualquier otro sistema operativo que no sea de la multinacional Microsoft, incluyendo incluso versiones anteriores a Windows XP de la susodicha. Estamos ante una práctica que en materia de consumo y competencia se denomina “bloqueo al vendedor” y “recompra forzada”: el Ayuntamiento decide atarse a una determinada tecnología cerrada y exclusiva, pero a su vez encadena a todos sus ciudadanos a un matrimonio convenido y forzado con una novia que encima resulta ser la que exige la mayor dote… sin por ello ser siquiera la mejor dotada.

Sort que els partits que manaven en el moment de la compra (P$C, ERC i IC-V) i els que ho fan ara (P$C i IC-V) estan a favor del programari lliure. M’agradaria saber què hauria passat si haguessin manat els que no ho estan (CyU i PP).